EL ÉXITO VERDADERO COMO MÚSICO

Tener éxito es una circunstancia muy compleja que es vivida de manera muy diferente según el caso. En el mundo de los negocios, tener éxito está relacionado con alcanzar ciertos resultados  económicos, así como cierto reconocimiento por los logros conseguidos. En el ámbito personal el éxito se tiende a medir en cuanto a la relevancia, influencia y status al que llegan las personas en la esfera social a la que pertenecen.

En el terreno del arte, el éxito no difiere tanto de las otras facetas mencionadas anteriormente. De hecho, la industria musical es un negocio que vive del producto musical que comercializa y de la relevancia y la influencia de los artistas en un contexto sociocultural cada vez más globalizado.

Pero no es esa parte del éxito de la que yo quería hablar, más del éxito como la realización de un sueño personal, como la satisfacción de llevar hasta las últimas consecuencias nuestros anhelos más profundos.

 

IMG_2215

 

Por tanto vamos a centrarnos en el proceso para la consecución del éxito y su distintas fases:

 

  • El camino hacia el éxito comienza con un objetivo vital muy poderoso: nuestro gran sueño. Este objetivo tiene que ser tan profundo que en cierta manera nos ciega y nos provee de una motivación extra para dedicar una buena parte de nuestro tiempo y de nuestro tiempo y de nuestro pensamiento a la consecución de nuestro gran sueño.
  • El objetivo vital, aquello por lo que podemos decir que nos va la vida en ello, eso que no se nos va de la cabeza y que hay que conseguir cueste lo que cueste; no puede quedar en una simple quimera por lo tanto hay que buscar estrategias para transitar el camino hacia el éxito:
    • Buscar ejemplos o modelos en los que fijarse y de los que aprender. En mi caso, yo soy guitarrista clásico, me fijo en los grandes intérpretes y compositores para el instrumento: Andrés Segovia, Joaquín Rodrigo, Fernando Sor o David Russell.
    • Desglosar en pequeños pasos el camino hacia el gran objetivo. Habrá que formarse, habrá que crear una marca personal para diferenciarnos de otras personas con similar intención, crear también un producto de calidad para poder insertarlo en el mercado, y en definitiva crear un estrategia de gestión y promoción de mis productos.
  • Por último tenemos que ir adaptado la estrategia en función de los resultados que vamos observando. Es decir, el proceso ha de ser un proceso en continua revisión crítica.

 

Tengo que decir que también que durante los últimos 20 años he visto que el mundo de la música y el mundo de la música clásica en particular está falto de una formación específica para ayudar a los músicos a diseñar su carrera y sobre todo para guiarlos en los primeros pasos en la industria musical. Mi objetivo en este blog va a ser ayudar en lo posible a todos esos músicos. En la próxima entrada del blog contaré mi caso personal para ilustrar las ideas claves que todo músico debería conocer para desarrollar su carrera de manera profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *